Por LUIS A. RADEN

Las cosas como son: la del MPN fue la segunda lista más votada a nivel provincial, detrás de la de Unidad Ciudadana-Frente Neuquino; no obstante, Omar Gutiérrez fue reelegido gracias al apoyo de las numerosas colectoras que llevaban su nombre.

Pero que Ramón Rioseco haya obtenido 26.06 por ciento de los votos y su lista haya sido la más votada, no le sirvió de mucho: no pudo obtener el resonante triunfo para dar el puntapié inicial a la carrera presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, como él pretendía.

Sólo le queda un consuelo: a Cambiemos le fue peor. El 15.13 por ciento obtenido por Horacio ‘Pechi’ Quiroga refleja un ‘castigo’ para la gestión de Mauricio Macri más que para el propio candidato.

Sin embargo, el intendente de la Capital tampoco obtuvo cierto alivio electoral en su propio terruño: sacó el 18.97 por ciento y quedó atrás de Gutiérrez y Rioseco, cuando este último arrasó en Cutral Co con el 58.82 por ciento.

Más allá de esos datos ahora anecdóticos, Rioseco y Quiroga sufrieron el domingo idéntico estigma: la provincialización de la elección y un relativo rechazo a sus vínculos con referentes nacionales.

En concreto: Cristina sigue sumando más rechazos que adhesiones y Macri parece un espectador impasible ante el desbarranque de todos los indicadores económicos y sociales, producto de sus propias políticas de ajuste y recesión.

Anuncios