Por SOLANGE RIAL

La economía es muy vertiginosa en nuestro país y la reciente disparada del dólar de un 4% en tan solo un día llevó otra vez las variaciones del tipo de cambio a todas las portadas de los diarios del país. Así que en esta columna dejaremos un poco de lado las finanzas personales para entender a nivel macroeconómico qué está pasando con la suba de la divisa norteamericana. Y como sucede en muchos casos, este hecho es multicausal.

Inflación. El BCRA publicó un informe que indicó que la inflación esperada para lo que resta del primer trimestre de 2019 subió en comparación a lo observado en diciembre y enero. El Relevamiento de Expectativas de Mercado es un índice que se elabora con la participación de 34 consultoras, 14 entidades financieras de Argentina y 7 analistas extranjeros. Esta podría haber sido una de las causas.

Leliq. La baja de las tasas llegaron al pico mínimo el 13 de febrero, cuando ubicaron la tasa de corte en 43%. El gobierno además había limitado la posición de los bancos para invertir en Leliq y eso provocó ventas de esos activos en pesos. El BCRA también compró dólares y amplió la base monetaria en pesos. Después de la disparada de la divisa norteamericana debió desandar caminos y revertir estas decisiones: la tasa de corte fue del 51,862%, y absorbieron en dos días el 8% de la Base Monetaria, unos 100.000 millones de pesos.

Poca liquidación del campo. La Cámara Argentina de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales aseguró que la liquidación de divisas de los exportadores de granos cayó 466 millones de dólares en febrero pasado. El mes pasado la liquidación de divisas se ubicó en 1.290 millones dólares comparado con enero que fue de 1.756 millones de dólares.

Riesgo país. Se disparó y se posicionó muy cerca de los 800 puntos. El riesgo país es un índice que elabora JP Morgan y calcula lo que paga nuestro país de sobretasa cuando se endeuda en comparación con el Tesoro de los Estados Unidos.

Contexto internacional y local. Las monedas de la región también se devaluaron. El real se debilitó 1,5%, mientras que las monedas de esta zona entre 1 y 1,5%, y el euro bajó 1%. Además los analistas coinciden en señalar que hay un desprendimiento global de activos riesgosos. Específicamente en lo que le toca a la Argentina los fondos especulativos que ingresaron para hacer carry trade estuvieron desarmando posiciones. Por último hay una dolarización de las carteras de inversores extranjeros en nuestro país producto del año electoral.