En el marco del proyecto del Ministerio de Energía y Recursos Naturales y el Inpres para ampliar la red de sismógrafos, trascendió que instalarán entre 10 y 15 aparatos en Sauzal Bonito y alrededores.

El objetivo es que abarquen la región neuquina donde se extraen hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, lo que permitiría no solo registrar los sismos sino también explicar el origen de estos inusuales –hasta no hace mucho– movimientos telúricos.

Lo que se busca es determinar si los sismos –ahora habituales– se producen por movimientos naturales de las placas tectónicas o por la actividad humana, con el fracking como principal sospechoso.

Según indicó a RíoNegro.com.ar el presidente del Inpres, Alejandro Giuliano, se deberán realizar estudios durante al menos un año para poder dar precisiones sobre lo que ocurre en el centro-este de la provincia, aunque aclaró que se irán dando informes progresivamente.

Anuncios