La mortalidad infantil volvió a bajar en Neuquén, según informó el Ministerio de Salud: en 2018 fue de 5,44 por mil, el más bajo en la historia provincial. En 2015 había sido de 8,1, en 2016 de 7,3 y en 2017 de 6,7 cada mil nacimientos.