El Concejo Deliberante aprobó una ordenanza que, de un modo general, resume acuerdos anteriores para terminar prohibiendo la instalación de la planta de transferencia de residuos en los barrios afectados.

La ordenanza aprobada por unanimidad en la primera sesión ordinaria del año tras la apertura de Brunilda Rebolledo, establece esa prohibición hasta tanto se apruebe el estudio de impacto ambiental correspondiente.

“Le hemos dado rango de ordenanza al acuerdo porque no confían en que el Ejecutivo cumpla con su palabra”, explicó el concejal Martín Rodríguez haciendo referencia al fuerte descontento sobre el tema de los vecinos de Chacra 30 y 32.

Anuncios