La semana pasada, vecinos de Chacra 32 emitieron un duro comunicado contra el “accionar violento” del Ejecutivo municipal que, según el texto, continuaba con la construcción de la planta de transferencia de residuos, omitiendo el compromiso asumido de no hacerlo.

Ante semejante repudio y a menos de un mes de la elección municipal, el gobierno de Brunilda Rebolledo salió a aclarar que la obra se detuvo con el primer acuerdo firmado entre las partes y que la que está en ejecución es la correspondiente a la planta de reciclaje de SIRVE.

Fue el coordinador de Gabinete, Germán Lopinto, quien intentó poner paños fríos a la ira vecinal, señalando por Radio Nacional que las obras se paralizaron ni bien se firmó el acta acuerdo entre el Municipio y los representantes de los barrios afectados.

Germán Lopinto por Radio Nacional
Anuncios