A través de un decreto conocido el miércoles, el gobernador de Chubut ordenó la expulsión de todos los extranjeros “condenados o se encuentren cumpliendo condena, que reúnan antecedentes penales o condena no firme” por delitos cometidos en la Argentina o fuera del país.

Mariano Arcioni, quien asumió al frente de la gobernación chubutense tras el fallecimiento de Mario Das Neves, decretó también la “prohibición de ingreso a la provincia” a los ciudadanos extranjeros que reúnan esas mismas condiciones.

El decreto causó polémica política e incluso en el ámbito jurídico porque, para muchos especialistas, es inconstitucional desde su concepción, ya que solamente el gobierno federal puede adoptar ese tipo de discutibles medidas.

Por otro lado, aparece como demagógico ya que, según el último informe del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (SNEEP), elaborado por el Ministerio de Justicia de la Nación, el 96 por ciento de los detenidos en Chubut son argentinos y apenas el 4 por ciento extranjeros.

Anuncios