El 12 de noviembre de 2017, en las inmediaciones del edificio de Parques Nacionales y en el marco de un procedimiento policial, un efectivo de la Comisaría 23 realizó una requisa personal a una adolescente de 17 años. Cuando ella se encontraba inmovilizada frente a la pared, siendo autoritario e intimidatorio, la manoseó.

Esta semana, el tribunal integrado por los jueces Juan Pablo Valderrama, Diego Chavarría Ruiz y Mario Rodríguez Gómez dio por probado el hecho y condenó por unanimidad al efectivo a la pena de tres años de prisión condicional, además de inhabilitarlo por seis años a ocupar cargos públicos.

No obstante haber abusado de la chica que es hija de otro efectivo de la fuerza policial neuquina, hallándoselo culpable de violación de los deberes de funcionario público y abuso sexual simple agravados por haber sido cometidos por personal perteneciente a las fuerzas de seguridad en ocasión de sus funciones, el condenado no irá preso.

Anuncios