La salida no está de la mano del FMI, las Chevrón o Techint, sino que pasa por la expropiación de toda la industria hidrocarburífera bajo control obrero, la ruptura de los pactos con el FMI, nacionalizar la banca y el comercio exterior para terminar con la fuga de capitales.

Patricia Jure, candidata a diputada provincial por el FIT
Anuncios