Aunque hace pocos días el Municipio había confirmado la construcción de la planta de transferencia de residuos en Chacra 32, parece que ahora dio marcha atrás, luego de los airados reclamos de los vecinos afectados.

Tras la reunión que mantuvieron el miércoles con autoridades municipales en la sede del Deliberante, el concejal Martín Rodríguez anunciaba que “acordamos conformar una comisión de participación conjunta para evaluar alternativas de ubicación de la planta de transferencia”.

Bajo la consigna de que “no puede estar próxima a las viviendas” de Chacra 32, el concejal de Unidad Ciudadana dijo a la prensa que la planta actual, aún en funcionamiento, es “de transición” hacia la nueva, que todavía no tiene ubicación prevista.

Daniel Bocos, integrante de la asamblea de vecinos de Chacra 32, confirmó esa versión al señalar que el Municipio ahora plantea que una planta de transferencia en ese barrio “debe ser temporario, transitorio, esa fue la palabra que usaron”.

Daniel Bocos por Radio Nacional

“Notamos un cambio sustancial en la postura del Ejecutivo y lo destacable es que ya tienen claro y asumido que una planta de transferencia en ese lugar no es compatible con la urbanización, con una vida digna para los vecinos”, agregó por radio Nacional.

En concreto y aunque “no se habló de plazos concretos”, añadió el vecino, ahora resta que se conforme una comisión especial para estudiar un nuevo emplazamiento para la planta de transferencia de los residuos urbanos que finalmente irán a parar al vertedero de Alicurá.