Más de 170 personas, entre bomberos y brigadistas, además de una importante cantidad de vehículos, maquinaria vial y aviones hidrantes, continúan trabajando en los alrededores de la localidad de Aldea Escolar para controlar y sofocar el voraz incendio que ya consumió un amplio sector. Según las autoridades, las condiciones meteorológicas del miércoles (altas temperaturas, baja humedad y vientos) hacen prever mayores dificultades para contener las llamas.