En el marco del estado de alerta que vive la Patagonia por el brote de hanatavirus en Epuyen, una mujer recurrió al Hospital Zonal de Caleta Olivia con síntomas similares al de esa infección: fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas, nauseas, vómitos y dolor abdominal.

Se atendió en la guardia y, al corroborar los síntomas, los médicos decidieron aplicar el protocolo establecido en estos casos, cuando existe una situación epidemiológica en la región: en principio, aislarla y luego realizar los análisis pertinentes.

Sin embargo, tras ser comunicada de tal decisión la mujer santacruceña decidió escaparse del nosocomio, de lo que los médicos se percataron a los pocos minutos.