Entre las 23.37 de este domingo y las 4.48 del lunes podrá apreciarse, a simple vista y sin necesidad de protección -si las condiciones meteorológicas lo permiten-, lo que se conoce como ‘superluna de sangre’, que es consecuencia de un eclipse lunar.

La Luna estará a 357.700 kilómetros de la Tierra transitando el perigeo, que es la zona de la órbita lunar cuando se encuentra más próxima a nuestro planeta, y su particular color se debe a que la luz del Sol llega al satélite atravesando la atmósfera terrestre, lo que produce una dispersión y le da un tinte rojizo.

El pronóstico del tiempo para esta región del Neuquén indica que las condiciones no serán las ideales para la observación de semejante fenómeno astronómico: el Servicio Meteorológico Nacional prevé cielo algo nublado para la noche del domingo…