El Centro de Biotecnología y Biomedicina SpA de la Universidad de Concepción propuso a las autoridades sanitarias argentinas trabajar en conjunto a fin de acelerar el desarrollo de una vacuna contra el hantavirus.

Mediante una carta pública, proponen “llevar a cabo las etapas evaluación preclínica y clínicas de esta formulación vacunal, siguiendo a los estándares de la entidad reguladora Argentina”.

“La colaboración con el Instituto Carlos Malbrán podría acelerar notablemente la llegada al pueblo de esta vacuna”, plantearon los científicos chilenos encabezados por el doctor en Ciencias Biológicas Oliberto Sánchez Ramos, profesor de la casa de altos estudios del país trasandino.

“La vacuna ha dado muy buenos resultados tanto en ratones como en hámster” y que actualmente “se está produciendo en una planta de producción de biológicos, bajo condiciones de buenas prácticas de manufactura”, aseguró el especialista.

Aunque advirtió que “la obtención de un registro sanitario para su uso podría requerir un tiempo superior a un año”, Sánchez Ramos afirmó que “esta vacuna contribuirá a que situaciones similares no vuelvan a ocurrir”.

“La transmisión del hantavirus de persona a persona es una realidad que podría ir en aumento generando complejas situaciones sanitarias, sociales y económicas, para las cuales no estamos actualmente preparados”, concluyó.