El Municipio de Epuyén declaró una estricta cuarentena y las autoridades sanitarias de Chubut recurrieron a la Justicia para confinar a 85 vecinos en sus domicilios. Sin embargo, los habitantes de esa localidad creen que no se hace lo suficiente para salvar vidas.

En concreto, reclaman al gobierno provincial que los pacientes internados por hantavirus sean tratados con una máquina de bypass cardiopulmonar que logra reducir en 25 por ciento la mortalidad.

Como se sabe, hasta ahora son 26 los casos confirmados y nueve las personas fallecidas, devastando familias enteras y hondo pesar en la población. Como el caso de Sebastián Valle, que con el brote perdió a su padre Aldo (61 años) y a sus hermanas Jéssica (30) y Loreley (32).

Mientras tanto, mediante una carta “urgente” dirigida al Ministerio de Salud chubutense los vecinos piden la máquina de bypass cardiopulmonar y la implementación de una sala de aislamiento preventivo, así como un laboratorio con la capacidad de realizar el primer testeo rápido de la enfermedad (test de Elisa).

Además exigen una mejor información por parte de las autoridades: al tratarse una población pequeña, resulta importante que se difunda la identidad de las personas afectadas para que puedan identificarse de manera veloz a quienes estuvieron en contacto, consideran.

“Los anticuerpos de personas que han sobrevivido a la enfermedad pueden constituir el insumo de un suero que contribuya al tratamiento de manera efectiva, dato que recogimos de la entrevista al doctor Oliberto Sánchez de Chile”, indican finalmente los vecinos de Epuyén.