El Banco Central de la República Argentina puso en circulación las monedas de $2 y $10, con el palo borracho y el caldén como protagonistas. Estas monedas completan el nuevo cono monetario de Línea Peso Árboles de la República Argentina, que junto con las de $1 y $5, coexiste con las actuales monedas y billetes en circulación de igual denominación. 

Las nuevas monedas se pueden conseguir de manera progresiva a través de las entidades financieras, canal habitual de distribución. También se proveen tambores para mejorar la provisión de cambio para las grandes empresas, cámaras comerciales o afines.