Ya son nueve los casos confirmados de hantavirus y tres los chubutenses fallecidos por esa enfermedad en la localidad de Epuyén, y según las autoridades sanitarias de la provincia todo apunta al “contagio interpersonal”.

A la nena de 14 años fallecida a principios de mes y al empleado municipal de 61 que murió la semana pasada, se suma ahora una mujer de 38 años, empleada del nosocomio municipal de Epuyén, que falleció el lunes en el Hospital de Esquel.

“Se declaró el alerta sanitario” en la provincia, dijo el ministro de Salud del Chubut, Adrián Pizzi, tras anunciar las muertes y los nueve casos positivos más “dos casos sospechosos de pacientes que se encuentran internados con distinto grado de evolución, pero que se necesita la confirmación desde el Malbrán”, añadió.

Según el funcionario, “el contagio interpersonal pasó a ser la primera hipótesis de contagio de la enfermedad”, ya que “lo ocurrido en Epuyén son casos muy similares a los que se reportaron en 1996 en El Bolsón”, concluyó.