El adelantamiento de las elecciones provinciales para el 10 marzo de 2019, según decreto del gobernador Omar Gutiérrez que se conoció ayer, generó reacciones dispares entre candidatos, precandidatos y referentes políticos neuquinos.

Quien se mostró más enojado con la medida fue el candidato del Frente Neuquino, Ramón Rioseco, quien tildó la convocatoria como “un plan no muy claro, no muy democrático”, señalando que “no sería sano democráticamente y se podrían objetar legalmente”.

“Cuando se fija un cronograma electoral provincial hay que tener en cuenta detalles como constitución de partidos, alianzas, candidatos y tiempo suficiente para que los partidos puedan hacer sus internas”, objetó en declaraciones radiales.

Por su parte, el macrista Horacio Quiroga no se mostró tan contrariado al considerar que “el gobernador está en todo su derecho de hacerlo en la fecha que él decida, obviamente siempre y cuando respete los plazos establecidos por la legislación vigente”.

Rolando Figueroa, quien perdió la interna del partido oficialista con el mandatario provincial, prometió dar nueva batalla al no quedarse afuera del proceso electoral y presentarse por fuera de la estructura partidaria del MPN.

El actual vicegobernador tuiteó en ese sentido: “Si nos quedamos en nuestra casa no sólo nos habrán robado la interna sino también nuestros sueños. Vamos a construir una herramienta electoral para presentarnos a elecciones limpias y transparentes el 10 de marzo”.

La concejala del Frente de Izquierda Patricia Jure, en tanto, calificó el llamado a elecciones como “una maniobra” porque “Gutiérrez pretende neutralizar la crisis del MPN adelantando las elecciones para el 10 de marzo”.

Jesús Escobar, candidato de Libres del Sur, sostuvo que el llamado “no es un problema para nosotros. Tenemos plan, ideas y equipo para defender en serio a los Neuquinos/as, para que nuestras riquezas queden en Neuquén, para que el trabajo, la salud, la educación y las oportunidades prioricen a los neuquinos/as”.

Anuncios