Tras un acuerdo pleno, el médico Pablo Mayo fue condenado a tres años de prisión condicional e inhabilitación por cinco años por la muerte de Fernanda Gutiérrez, a quien había intervenido quirúrgicamente el año pasado en una operación de vesícula. “Lo que pasó con Fer no quedó impune”, dijo el hermano de la víctima.